Deficiencias más comunes en el cultivo de cannabis

En: Sobre cultivo En:

¡Cuántas veces hemos visto nuestra planta y hemos dudado al ver el aspecto de las hojas o del tallo!!

No siempre es fácil saber qué le pasa a la planta por su aspecto a simple vista, sin embargo hay algunas pautas que nos van a ayudar a detectar el problema y poner el remedio cuanto antes.

Cómo reconocer algunas de las carencias de nuestras plantas

¡¡Cuántas veces hemos visto nuestra planta y hemos dudado al ver el aspecto de las hojas o del tallo!!

No siempre es fácil saber qué le pasa a la planta por su aspecto a simple vista, sin embargo hay algunas pautas que nos van a ayudar a detectar el problema y poner el remedio cuanto antes.

Puede que alguna vez pensemos que nuestra planta tiene un exceso o defecto de producto y lo que le pase en realidad sea  el ataque de una plaga. A veces el ataque, por ejemplo, de araña roja hace que las hojas se curven. Es importante mirar bien las hojas por todos lados para ver si hay algún indicador de huevos, larvas, telas de araña…

También nos podemos encontrar con plantas que presentan varias deficiencias producidas por un pH alto, como es el caso de esta foto.

Y ojo, porque también podrían ser producidos por une exceso. En la foto que veis a continuación, uno de los riegos se hizo con más fertilizante del necesario y apareció esta mancha en una de las hojas inferiores. Este exceso se corrigió con un riego de agua y no hubo más problema.

Puede que alguna vez hayáis encontrado en alguna de vuestras plantas los tallos morados. Puede ser debido a diferentes causas, aquí van algunas ideas para localizar el problema.

 -                Si la planta tiene los tallos morados pero no hay ningún otro síntoma, es mejor no hacer nada. Vamos a observarla porque puede que simplemente sea una consecuencia de la adaptación de la planta a sus nuevas condiciones de luz, temperatura, etc.

-                Si además presenta hojas con nervios morados (incluso negros) y rizados hacia abajo, puede deberse a un déficit de Fósforo (P).

-                Si también tiene hojas amarillas que se vuelven más oscuras, el problema puede ser un déficit de magnesio (Mg).

-                Si observamos que los tallos morados van acompañados de una ralentización del crecimiento, debemos comprobar la temperatura, las temperaturas extremas pueden ser las causantes de estos cambios en la planta.

-                Si notamos que, junto a los tallos morados, las hojas están débiles, pierden consistencia y se empiezan a caer, o bien notamos que el color morado de los tallos dura mucho tiempo, podría tratarse de una deficiencia de Nitrógeno (N).

 

Déficit de fósforo:

La planta necesita el máximo de fósforo en las fases de germinación, plantón, clonación y floración. Los fertilizantes específicos de floración, tienen altos niveles de este macronutriente para cubrir las necesidades de la planta en esta fase.

Cuando la planta presenta déficit de fósforo, se produce retraso en el crecimiento y las hojas son más pequeñas. Además, las hojas toman un color verde azulado y suelen presentar manchas. Además, los nervios del envés de las hojas empezará a volverse morado-rojizo al igual que los peciolos.

Cuando nos encontremos con esta carencia, las puntas de las hojas inferiores (las más viejas) se oscurecerán y se rizarán hacia abajo. Los tallos, como ya hemos comentado antes, se vuelven rojizos o morados y el crecimiento de la planta será lento y con deformidades.

Cuando las hojas están ya muy afectadas, toman un color purpúreo bronceado, se secan, se arrugan y finalmente, caen. La floración se retrasa, los cogollos serán pequeños y las plantas se vuelven vulnerables a ataques de insectos y hongos.

El zinc es necesario para que el fósforo sea adecuadamente absorbido por la planta pero un exceso será perjudicial para la absorción del fósforo.

La deficiencia de fósforo, al igual que la de Nitrógeno, es frecuente. Muchas veces es mal diagnosticada y llegamos tarde para corregirla.

Esta deficiencia es más frecuente cuando el pH del sustrato es mayor 7.0 o inferior a 5,8 ya que a partir de este pH la planta no puede absorber el fósforo fácilmente. El exceso de zinc y hierro también puede ser una causa de que el fósforo no se absorba bien.

 

En resumen, cuando la planta sufre déficit de fósforo:

-                la planta está parada, con un crecimiento muy lento.

-                Hojas oscuras de color verde-azulado, a menudo con manchas más oscuras.

-                Plantas pequeñas.

-                Cuando las manchas llegan al peciolo de la hoja, se vuelve de color purpúreo bronceado, se retuerce y finalmente cae.

 

Déficit de potasio:

El potasio es utilizado por la planta en todas las fases de su desarrollo. Cuando el suelo es rico en potasio, las plantas son más resistentes frente a bacterias y moho.

 

Cuando las plantas tienen déficit de potasio, en las primeras fases no muestra signos aparentes pero van a ser más propensas a sufrir diferentes enfermedades.

Las  hojas viejas (empezando por las puntas y los bordes y extendiéndose por toda la hoja) muestran un moteado, adquieren un color amarillo oscuro y mueren. Es frecuente que los tallos se vuelvan débiles.

El potasio suele estar en la tierra, aunque la planta presente una deficiencia, el problema es que puede estar bloqueado por la presencia de sales. En este caso, es conveniente hacer un lavado para arrastrar las sales fuera del sustrato (si no es muy grave se puede hacer con una solución muy suave de fertilizante completo y si es más grave, con más agua, como mínimo el triple del volumen que ocupa el medio de cultivo) y a continuación, aplicar un fertilizantes N-P-K completo.

Las hojas se rizan en los bordes y aparecen con aspecto de quemado.

En resumen:

-                al principio, las plantas tienen aspecto saludable con follaje verde oscuro.

-                Las hojas pierden lustre.

-                Puede que la planta se siga ramificiando pero las ramas son débiles y escuálidas.

-                Los bordes de las hojas se vuelven grises y se van volviendo marrón oxidado, se rizan hacia arriba y mueren.

-                Las manchas de color óxido van unidas al color amarillo de las hojas más antiguas.

-                Las hojas se rizan hacia arriba, se produce putrefacción y las hojas más viejas, caen.

Si vas a tratar esta deficiencia, no conviene tratarlo foliarmente, hazlo en el riego.

 

Déficit de Calcio:

Si utilizamos agua osmotizada, para evitar la carencia de Calcio, deberemos aportar Calcio y Magnesio antes de añadir el resto de abonos.

Los primeros síntomas de la deficiencia de calcio aparecerán en las hojas más jóvenes. Podremos ver hojas pequeñas y deformadas con machas amarillentas o marrones, ajadas y partidas. Además, podremos apreciar un crecimiento deficiente en la parte alta de la planta y retraso en el crecimiento de las raíces.

 

Cómo avanza esta deficiencia:

-                desarrollo lento y hojas jóvenes que se vuelven de color verde muy oscuro.

-                Los brotes nuevos pierden color.

-                Los brotes nuevos se contraen, arrugan y mueren.

-                El desarrollo de los cogollos se ralentiza drásticamente.

 

¿Cuáles pueden ser las causas de este déficit?

 -                pH mayor de 8.5 o menor de 4.5. En estos casos, habrá que lavar la tierra con un ph corrector, en función de si tenemos que aumentarlo o disminuirlo.

-                Humedad alta, >85%

-                La falta de calcio en la tierra no es frecuento, más si utilizamos dolomita o guano de murciélago. Es más posible que sea un problema de que nuestra planta no lo asimila correctamente.

En este caso, convendría añadir calcio con un pH adecuado o fertilizar las hojas.

o   En caso leve: vía radicular

o   En caso grave: vía foliar

-                El problema también puede venir de que el sustrato tenga una vida bacteriana inexistente. En ese caso, convendría añadir Bactobloom para reponerla de inmediato.

 

Déficit de Boro:

Se manifiesta con brotes grisáceos o muertos.

 

Déficit de Nitrógeno:

 Las plantas de cannabis necesitan niveles altos de Nitrógeno durante la fase de crecimiento y noveles más bajos en la floración.

El Nitrógeno es arrastrado por el agua de riego, por eso hay que ir suministrándolo periódicamente con el riego. Sin embargo, hay que tener cuidado con añadirlo en exceso ya que produciría que las plantas  una vez cosechadas, tuvieran problemas de combustión.

El déficit de este macronutriente es el más frecuente y muestra hojas amarillentas. Comienza por la zona inferior donde se encuentran las hojas más viejas. Si el déficit persiste se va extendiendo a la parte superior ya que la planta va tirando de las reservas de nitrógenos que tiene en las hojas más antiguas. Las hojas no pueden generar clorofila, la zona entre los nervios se vuelve amarillenta, se extiende por toda la hoja y finalmente cae.

Con déficit de Nitrógeno, los tallos y en envés de las hojas se pueden tornar de color morado-rojizo aunque este síntoma también podría confundirse con la falta de fósforo.

En muchas ocasiones, la planta necesita un poco de todo. No tiene una carencia muy pronunciada de nada en concreto pero necesita aumentar las dosis de los fertilizantes de crecimiento y/o floración para aumentar un poco los niveles de los macro y micronutrientes. Esta foto podría ser un ejemplo. Como veis, las hojas están clareando y empiezan a salir mancas y zonas con aspecto de quemado.

Déficit de Azufre:

 

Si tu planta tiene falta de azufre, aparecerán hojas amarillas con zonas rojas y naranjas.

 

Déficit de hierro:

Cuando la planta sufre de falta de hierro, las hojas toman un color pálido con los nervios de la  hoja en verde oscuro.

 

Déficit de Magnesio:

Es  una carencia frecuente, sobre todo en medios de cultivo pon pH inferior a 7.0.

Los signos visibles son, en las hojas más bajas y luego las del centro de la planta, muestran manchas amarillas entre los nervios que estarán verdes y oscuros. Según va avanzando la deficiencia, aparecen puntos de color marrón óxido en los bordes y en las puntas de las hojas y en los nervios. Antes de que la hoja muera, se suelen rizar hacia arriba.

Algunas razones que pueden hacer que el magnesio disponible no sea absorbido por la planta:

-                si hay exceso de potasio, nitrógeno y calcio.

-                Sustrato húmedo y frío o ácido y frío.

-                Un sistema radicular pequeño.

-                Una EC alta.

 

Para tratar la deficiencia, puedes añadir sales de Epson al riego hasta que veas que el problema se haya solucionado. Si quieres hacer una cura rápida, puedes pulverizar sobre las hojas, una solución del 2% del sulfato de magnesio.

 

Déficit de Manganeso:

Aparecerán manchas amarillas o necróticas en las hojas superiores de la planta.

 

Déficit de Zinc:

Podremos apreciar zonas blancas en las puntas de las hojas.

 

Déficit de Cobre:

Si las hojas se curvan y se tornan oscuras, la deficiencia será de cobre (Cu).

 

Déficit de Molibdeno:

Si aparecen manchas o motas anaranjadas en los bordes de la hoja, tendremos que tratar una deficiencia de Molibdemo (Mo).

Pues como veis, hay un sinfín de carencias. Detectarlas a tiempo es fundamental aunque no siempre es fácil. La práctica os irá dando pistas de cuál puede ser el problema.

 

¡¡Ánimo y buena suerte en vuestros cultivos!!

 

No olvidéis compartir este artículo con vuestros amigos cultivadores, seguro que os lo agradecerán!!

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre